MANIFIESTO NADIE SIN HOGAR

Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona. – Art 3 Declaración Universal de Derechos Humanos

El derecho internacional de derechos humanos es vinculante para los 167 Estados que han ratificado los Pactos Internacionales de Derechos Civiles y Políticos, y de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Todo individuo tiene derecho a la libertad y a la seguridad personales. – Art 9 Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

El derecho a la vida es inherente a la persona humana. Este derecho estará protegido por la ley – Artículo 6 Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Algunos países, como España, incorporan además en sus Constituciones artículos que reiteran o amplian estos Derechos. Sin embargo, la seguridad y las vidas de miles de personas sin hogar se ven amenazadas y expuestas en todo momento y dia tras dia al no tener asegurada ninguna opción de vivienda o ni siquiera refugio.

La garantía de protección de los Derechos de los y las ciudadanas son la fuente de legitimidad y el origen mismo del llamado Estado de Derecho y su arquitectura de Poderes. Es la protección de estos Derechos la finalidad última y su primer objetivo, y es por esto que señalamos como vulneración de Derechos fundamentales la desprotección que sufrimos las personas que nos vemos en situación de sinhogarismo.

¿Cuanto vale una muerte evitable?¿Cómo se compensa a una persona el deterioro psicológico y la herida que produce el sinhogarismo? Exigimos que se adopten con caracter de urgencia las medidas necesarias para que en adelante ninguna persona se vea forzada a pernoctar o vivir en la calle.

Animamos a las personas sin hogar a autorganizarse para reivindicar juntas, en todo momento y en todo lugar, nuestro Derecho a no ver nuestra existencia en peligro y a ser protegidas efectivamente por los organismos al efecto en todos aquellos paises que aspiran a ser considerados Estados de Derecho.

Para ello, ponemos a disposición nuestro Manifiesto y diferentes documentos útiles que pueden ser utilizados tanto por las personas individuales como en campañas organizadas: aspiramos a conformar un movimiento global en el que cada persona sin hogar pueda convertirse en activista en la lucha por conseguir el derecho a protección garantizada y que no haya ninguna persona sin hogar abandonada en las calles.

Llamamos igualmente a los colectivos de lucha por el derecho a la vivienda, y a todas las organizaciones que defienden la protección de la vida y los derechos humanos en todas sus facetas, a respaldar esta lucha que es de todos, porque un hogar es la pieza básica y primigenia para la construcción de cualquier proyecto de vida, familiar, individual o colectivo.

SI PERTENECES A UNA ORGANIZACION O COLECTIVO Y QUIERES SABER COMO PUEDES COLABORAR HAZ CLICK AQUI

CARTA AL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS DE ESPAÑA

Artículo 15 CE

“Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral […]”

Existe una persistente relación entre la carencia de vivienda y el aumento de mortalidad. Las personas sin hogar tienen una mortalidad entre 3 y 4 veces superior al de la población general. 

La esperanza de vida de las personas sin hogar está entre 42-52 años, aproximadamente 30 años menos que la población general. 

La probabilidad de mortalidad prematura de personas sin hogar aumenta si la persona está expuesta continuamente a espacios públicos (pernoctando o viviendo durante el día). Su exposición a incidentes directa o indirectamente letales es muy alta. Las muertes suceden a lo largo de todo el año, no sólo vinculado al frío del invierno. Las muertes prematuras de personas sin hogar están principalmente asociadas a cuadros médicos crónicos más que a enfermedades mentales o abuso de sustancias. 

El 34% de las muertes de personas sin hogar en España se relacionó con un episodio de violencia y el 23% de las muertes fue consecuencia directa de la agresión física. El 77% de esas agresiones sucedieron en espacios públicos: cada 20 días muere una persona sin hogar por violencia física en espacios públicos. 

Estos datos deberían bastar para certificar que estar en situación de sinhogarismo supone por sí mismo un claro factor de riesgo para la vida y la integridad física, moral y psicológica de las personas sin hogar. Han sido extraídos íntegramente del documento de la Estrategia Nacional Integral para las Personas Sin Hogar 2015-2020 aprobada por el Consejo de Ministros de 6 de Noviembre de 2015.

En páginas sucesivas, dicho documento reconoce asimismo que estar en situación de pobreza y exclusión extremas apela al Derecho de las personas a ser protegidas por los Poderes Públicos frente a las consecuencias que genera, y que el derecho de todas las personas a la seguridad de vida, a que se garantice nuestra existencia y a la integridad física y psíquica es el primer derecho que se debe garantizar y movilizar la acción de los Poderes Públicos.

Desde la AcampadaXderechos, protesta de personas sin hogar establecida desde el 16 de abril frente al Ministerio de Política Social en el Paseo del Prado de Madrid, denunciamos que para todas las personas sin hogar para las que no existe una opción de acogida actualmente, se está desprotegiendo el Derecho a la vida y la integridad física proclamado en el Artículo 15 de la Constitución y que, tal y como se reconoce en el documento de la Estrategia Nacional Integral para Personas sin Hogar, esto se hace con el pleno conocimiento de los Poderes Públicos. 

Si partimos del principio incuestionable de que la razón de ser primordial de un Estado de Derecho es, precisamente, la garantía de protección de los Derechos constitucionales de los y las ciudadanas en dicho Estado, resulta de una incongruencia escandalosa que el Derecho más primario de cualquier persona, el Derecho a la vida y a la integridad física, se vea flagrantemente desprotegido en nuestro país. Cabe recordar que el Artículo 15 es un Derecho Fundamental, Capítulo 2º Sección I, cuya protección vincula a todos los Poderes Públicos tal y como se recoge en el Artículo 53 de la propia Constitución.

Resulta ineludible por tanto, y exigimos, que se adopten con caracter de urgencia las medidas necesarias para que en adelante ninguna persona en nuestro país se vea forzada a pernoctar o vivir en la calle, de manera que en primer lugar los protocolos de intervención al detectarse una persona en situación de sinhogarismo sea el ofrecimiento de una opción de acogida adecuada e inmediata, en el mismo momento en que se detecta la situación de desprotección.

Debemos insistir en el necesario carácter urgente de dichas resoluciones, ya que ni en la Estrategia Nacional ni en ninguno de los planes y estudios sobre el tema parece tenerse en cuenta, más allá de la estadística, que mientras estas medidas no se adopten miles de personas vemos día tras día nuestra salud física y mental, y en última instancia nuestras vidas, en peligro real de verse destruidas. ¿Cuanto vale una muerte evitable?¿Cómo se compensa a una persona el deterioro psicológico y la herida que produce el sinhogarismo?

Quizás se pretenda alegar que ya existen recursos dedicados a la atención de las personas en situación de sinhogarismo, pero más allá del hecho comprobado y reflejado en los informes oficiales de que dichos recursos son insuficientes, las personas sin hogar que hemos sido usuarias de dichos recursos debemos denunciar que no solo son insuficientes sino también en muchos casos inadecuados, y que esta es, junto a las dificultades burocráticas para acceder a dichos recursos, la principal causa del llamado “rechazo” de muchas personas sin hogar a las alternativas que se les proponen: familias y parejas a las que se pretende separar alojandolas en albergues diferentes, espacios compartidos con personas de carácter violento donde las personas más moderadas o indefensas se sienten en peligro, requisitos de acceso y permanencia imposibles de cumplir con continuidad para personas con trastornos mentales o adicciones al alcohol o otras sustancias, etc. Las políticas de protección y apoyo deben garantizar en primer lugar y en todo caso la acogida adecuada para la persona afectada: la pasada semana se suicidó con una sobredosis de medicamentos antidepresivos nuestro compañero G.J.C.A., en la calle con 22 años de edad y trastornos psiquiátricos no atendidos adecuadamente. Personas mayores, con problemas graves de salud y derecho a pensión, también se ven desprotegidas al no poder acceder a un alquiler en el mercado por su edad u otros factores, mientras se les deja agonizar y morir lentamente en las calles de nuestro país. 

Les pedimos que reflexionen sobre esto, y correspondan al mandato constitucional de garantía de protección de los Derechos en España, adoptando con inmediatez las medidas necesarias para garantizar en adelante y en todo caso, una opción de acogida adecuada e inmediata para cualquier persona que quede en situación de sinhogarismo. Esperando sus respuestas a la menor brevedad, agradecemos su atención.

Esta carta fue registrada en el Congreso de los Diputados de España el 14 de Mayo de 2019

CARTA A LA SECRETARIA DE ESTADO DE POLITICA SOCIAL EN ESPAÑA

Reivindicamos que se destinen y coordinen a nivel estatal todos los recursos que sean necesarios para garantizar que cualquier persona que se detecte en situacion de sinhogarismo disponga de una opción de acogida inmediata y adecuada.

  • La acogida debe ser inmediata, de acceso directo: vivir y pernoctar en la calle supone un riesgo permanente de daño para la integridad fisica y psicologica de las personas en situación de sinhogarismo, como se reconoce en la actual Estrategia Nacional Integral para las personas sin Hogar 2015-2020. Por ello reivindicamos que la acogida debe ser inmediata en el momento en que se detecta que una persona está en situación de sinhogarismo o pide ayuda, sin listas de espera.
  • La protección debe estar garantizada para todas las personas: los Derechos reconocidos por la Constitución son individuales y por tanto su protección debe estar garantizada para todas las personas. Los Derechos Fundamentales, como lo es el Derecho a la Integridad Fisica (Art.15 CE), deben contar con las maximas garantias de protección y no pueden verse desprotegidos para ninguna personas, puesto que su Derecho es igualmente valido al de cualquier otra persona a quien si se le haya protegido su Derecho. No deben establecerse criterios de exclusión, sino en todo caso de triaje y derivación al recurso más idoneo en cada caso.
  • La acogida debe ser adecuada y digna: es recurrente que personas en situación de sinhogarismo rechacen la acogida en albergues, y que para muchos sea la ultima opción, prefiriendo incluso dormir en la calle. Muchos refieren que se está mejor en la carcel, o que “estar alli es peor que un tercer grado”, otros admiten tener miedo a ser agredidos o sufrir robos por parte de otras personas alojadas. Las personas sin hogar somos personas iguales a las personas que si tienen hogar, y nuestras necesidades de minimo “confort” para una vida digna son las mismas que las de una persona con hogar: necesidad de intimidad, acceso de horario libre a los espacios de descanso y al aseo y ducha, etc. Es una condición básica que las familias y parejas deben ser acogidas conjuntamente, a diferencia de como se hace ahora donde se les ubica en albergues diferentes segregados por sexos. La opción preferente para casos de estancia media-larga debe ser alojamientos de baja exigencia tipo vivienda, o similar (por ejemplo, habitaciones tipo hotel), individuales o compartidos con pocas personas por afinidad.
  • La acogida debe proveer estabilidad: si el objetivo es reinsertar a las personas sin hogar, la acogida no debe estar bajo amenaza de finalizar inesperadamente. Lo primero que se pierde al estar en la calle es la estabilidad emocional y psicologica, y la readaptación requiere un periodo de estabilización al ritmo adecuado para cada persona, según sus condiciones. En este sentido, defendemos el modelo “housing first” en un sentido amplio: primero proveer una acogida adecuada para a continuación abordar las problematicas sociales en cada caso. En el caso de familias disgregadas o con niños bajo tutela por sinhogarismo, debe facilitarse al maximo la reagrupación familiar en el menor plazo posible.
  • La acogida debe ser de gestión y supervisión pública: el extendido modelo actual de gestión privada está socabando la calidad de los servicios de protección social, dando lugar a desvio de fondos publicos en el llamado “negocio de la pobreza” y socabando los derechos de las personas solicitantes. Como ejemplo podemos poner el caso de Madrid, donde la empresa gestora de Samur Social, “Grupo 5 Accion y Gestion Social SA”, no permite el registro de solicitudes por escrito ni el acceso a los informes propios, escudandose en que no se trata de una oficina municipal sino de una empresa privada, generando una indefensión que en el caso de las personas sin hogar resulta especialmente crítica.

MARCO NORMATIVO (ESP)

Nuestro país, según la Constitución vigente, se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político [Art. 1.1 CE]. Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social [Art. 9.2 CE]. 

La protección de los Derechos Fundamentales de las ciudadanas y ciudadanos en nuestro país vinculan a todos los poderes públicos [Art. 53.1 CE]. Entre estos Derechos Fundamentales, se cuentan el Derechos a a la vida y a la integridad física y moral [Art. 15 CE], el Derecho a la seguridad [Art. 17 CE], o el Derecho a la Intimidad personal y familiar [Art. 18 CE]. 

Estos Derechos Fundamentales de nuestra Constitución (Arts. 15, 17 y 18 CE) se ven evidentemente desprotegidos en el caso de las personas que no disponen de un domicilio, como se reconoce en el propio documento de la Estrategia Nacional Integral para las Personas sin Hogar 2015-2020, aunque dicho documento no parece vislumbrar la conexión entre desprotección de Derechos y la obligación para el Estado de garantizarlos.

Por su parte, la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la Asamblea General de Naciones Unidas, de 10 de Diciembre de 1948, reconoce asimismo el Derecho a a la vida y a la seguridad [Art. 3 DU.DDHH], y el Derecho de todas las personas a un nivel de vida adecuado que asegure la salud, el bienestar y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios [Art. 25 DU.DDHH]. 

Resulta por tanto ineludible adoptar un enfoque de Derechos integral que garantice la protección para toda la ciudadanía de sus Derechos Fundamentales y Humanos, con independencia de su capacidad económica personal. 

Este es el planteamiento que hacemos desde la #AcampadaXderechos de personas sin hogar frente al Ministerio de Politica Social en el Paseo del Prado de Madrid. Es importante insistir en la importancia de que se adopte un enfoque de Derechos para garantizar que las medidas adoptadas son aplicables para todas las personas en todo momento, a diferencia de como sucede en la actualidad al aplicar un enfoque economicista en la que los recursos destinados son insuficientes para garantizar la protección a todas las personas que la necesitan.

El peligro para la vida y para la salud y la integridad fisica y moral de las personas expuestas a situación de sinhogarismo urge a que las medidas de protección que se establezcan se puedan empezar a aplicar de manera inmediata, sin detrimento de que los recursos dispuestos puedan evolucionar más adelante para hacerlos más adecuados a las necesidades de las personas, ya que se trata de un peligro permanentemente latente para cualquier persona sin hogar como se reconoce tambien en la EPSH20152020, que sin embargo no se plantea establecer mecanismos de protección para todas las personas ni siquiera en el transcurso de los 5 años que abarca.

En la #AcampadaXderechos frente al Ministerio estamos dispuest@s a ir a todas las instancias necesarias hasta conseguir la protección de nuestros derechos ciudadanos, incluido el tribunal Constitucional y otras, aunque evidentemente nos gustaria no tener que recurrir a una batalla tan larga que sin duda será penosa para tod@s. Al contrario, estamos convencid@s de que si España toma la iniciativa de convertirse en el primer país en garantizar la protección frente al sinhogarismo, nuestro país se convertirá en una referencia mundial.

Creemos que la respuesta más adecuada sería estructurar un plan por etapas, con una primera etapa de emergencia que permita un despliegue de recursos suficiente de manera inmediata, mientras se coordina la apertura de recursos más adecuados en una fase paralela. Para la etapa de emergencia se podrían activar los planes municipales para situaciones de emergencia (aquellos establecidos con motivo de catastrofes naturales como terremotos, incendios), mientras que la etapa de consolidación se enfocaría a ampliar recursos de otro tipo, más adecuados, como podría ser ampliar los parques de viviendas tuteladas y de alquiler social, etc.

En todo caso, queremos que la respuesta a la cuestión que planteamos se resuelva para todo el ambito estatal, estructurando mediante Real Decreto, Orden Ministerial o los mecanismos que correspondan, las directrices para que se apliquen en todo el territorio del Estado.

Esta carta fue entregada a la Secretaria de Estado de Servicios Sociales en España el 10 de Junio de 2019

REGRESAR A LA PAGINA PRINCIPAL

SI PERTENECES A UNA ORGANIZACION O COLECTIVO Y QUIERES SABER COMO PUEDES COLABORAR HAZ CLICK AQUI